begoña ibarrola

Las inteligencias múltiples en el aula

Begoña Ibarrola hablará sobre las inteligencias múltiples en el aula, en la Sala de Conferencias de SIMO Educación 2014

“Las ideas de Howard Gardner, Profesor de psicología de la Universidad de Harvard y de neurología en la de Boston, así como  presidente del comité gestor del Project Zero (Escuela Superior de Educación de Harvard),  han  obligando  a  muchos  profesionales  a  repensar numerosas  asuntos  relativos  al  aprendizaje  y  las  capacidades  humanas,  que se  creían  bien  resueltos. Sus líneas de investigación se han centrado en el análisis de las capacidades cognitivas a partir del cual ha formulado la teoría de las ‘inteligencias múltiples’(Frames of Mind, 1983).

Estamos acostumbrados a pensar en la inteligencia como una capacidad unitaria o como un concepto que abarca varias capacidades. Sin embargo, en oposición a esos enfoques, Gardner propone un enfoque de inteligencias múltiples. Hoy en día y gracias a sus investigaciones, es posible hablar de una noción no-cognitiva de la inteligencia, referida a las habilidades de manejo emocional, personal y social, paralelas y tan importantes como las habilidades cognitivas conocidas.

El  aspecto  principal  la teoría de Inteligencias Múltiples de H. Gardner, consiste en reconocer  la  existencia  de  nueve inteligencias  diferentes e independientes que  interactúan  y  se  potencian  recíprocamente.  La  existencia  de  una  de  ellas,  sin  embargo,  no  predice necesariamente  la existencia  de  alguna  de  las  otras.

Naturalmente todos tenemos las nueve inteligencias en mayor o menor medida. Al igual que con los estilos de aprendizaje no hay tipos puros, y si los hubiera les resultaría imposible funcionar.

Sin embargo, cuando analizamos los programas de enseñanza actuales,  vemos que se limitan a concentrarse en el predominio de las inteligencias lingüística y matemática dando mínima importancia a las otras posibilidades del conocimiento. Aquí el por qué muchos alumnos que no destacan en el dominio de las inteligencias académicas tradicionales, no tienen reconocimiento y se diluye así su aporte al ámbito cultural y social. Incluso pensamos que han fracasado, cuando en realidad estamos suprimiendo sus talentos.

En  síntesis,  Gardner  nos  conduce  a  redimensionar  la  importancia  de los componentes  racionales, invitándonos a reconocer y valorar otras expresiones de la persona y su experiencia, que no guardan relación directa con logros cognitivos.

La educación para la diversidad es pues un fundamento pedagógico de la escuela del siglo XXI y el  reconocimiento  de  esta  diversidad hace  más  compleja  la  comprensión  de la  experiencia  y  el  aprendizaje humanos.  Estas  diferencias  desafían  un sistema educativo  que  supone  que todos  pueden  aprender  las  mismas  cosas, del  mismo  modo y a la misma velocidad,  y  que  basta  con  una  medida  uniforme  y  universal,  para valorar el potencial de un alumno.”

begoñaibarrola

Begoña Ibarrola, psicóloga y formadora de profesorado y familias. Experta en inteligencias múltiples y emocionales.