Fin de la pobreza-hambre cero es una experiencia docente en busca de la erradicación de la pobreza y las desigualdades en el mundo

El mundo es de los que fueron, de los que somos, de los que serán

   “Fin de la probreza-hambre cero” surgió como una oportunidad en nuestro plan de innovación metodológica, para vincular el desarrollo curricular a la realidad existente fuera del aula, dotando al proyecto de un carácter comunitario y cooperativo que permitiera proponer soluciones a necesidades reales, donde nuestros alumnos lucharan por la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades en todos sus ámbitos. Compromiso, solidaridad, empatía, concienciación y trabajo en equipo han sido puntos clave en desarrollo del mismo.

   Más allá del contenido curricular y de la innovación educativa, crear un espacio de trabajo que facilitara la identificación, análisis, difusión e integración de experiencias educativas, nos ha permitido ¡abrir las aulas al mundo!

   El principal objetivo del proyecto fue la implementación de nuevas tecnologías, proponiendo un eje central de trabajo fundamentando en una realidad social. La necesidad de caracterizar ese eje vertebrador como una realidad de aula, invitó a los alumnos a desarrollar un papel protagonista del mundo en el que se desarrollan, siendo fundamental el argumento de las propuestas de cambio para solventar las necesidades generadas por la realidad social mencionada.

Moneda de cambio, canjeable por diferentes elementos para su transformación en un colegio virtual
Moneda de cambio, canjeable por diferentes elementos para su transformación en un colegio virtual

   La formación y desarrollo de los alumnos en la adquisición del papel protagonista mencionado anteriormente, así como de los docentes a partir de su propia práctica educativa, permitió transformar el currículum de forma flexible, creativa y participativa mediante el desarrollo de propuestas educativas válidas que respondieran a la realidad trabajada, evaluando competencialmente al alumno, facilitando el desarrollo de contenidos significativos y validando los objetivos curriculares según etapa.

   El eje central de trabajo, en nuestro caso dos de los objetivos de desarrollo sostenible planteados por la UNESCO, invitaba a plantear otro de los objetivos del proyecto, caracterizado como la continuidad del aprendizaje en el aula, evitando la creación de actividades o departamentos estancos. La transversalidad y coordinación fue fundamental para establecer el hilo conductor del proyecto durante las semanas de desarrollo, facilitando al alumnado vincular y relacionar los conceptos o el aprendizaje en las diferentes áreas, optimizando así el desarrollo de un perfil multidisciplinar y competencial.

   La historia de un viaje alrededor del mundo de la mano de tres personajes, y la superación de retos en las distintas etapas del viaje nos llevaron a poner el primer granito de arena para cambiar el mundo.

¿Quieres unirte al viaje? Descubre aquí cómo lo hicimos